historia-1.png
historia-1.png

historia-12.png
historia-12.png

historia-4.png
historia-4.png

historia-1.png
historia-1.png

1/11
BREVE HISTORIA DE QUINTERO

Ciudad Puerto y Balneario

“Mirando desde la casa, precisamente donde la vista se fija en la graciosa curva de la bahía, distínguese una hermosa laguna de agua dulce, que parece reposar entre sus márgenes tupidas de verdor”
 

María Graham, viajera y

escritora inglesa.

Quintero es una comuna que cuenta con alrededor de 26.000 habitantes, ubicada a 68 km al norte de Valparaíso. Se sitúa alrededor de la península que da forma a la bahía, muy cerrada y con amplias llanuras adyacentes. La historia de Quintero se remonta a los primeros años de la Conquista española, cuando en 1536 Alonso de Quintero

consignó esta zona en sus cartas de navegación, la que pasó a llamarse bahía de Quintero. En el lugar habitaban comunidades indígenas del denominado Complejo Cultural Bato, que se extendía desde el río Petorca al río Maipo por el litoral de la Región de Valparaíso, y hasta el Cachapoal, en la Región de O´Higgins.

 

Durante los años que siguieron al descubrimiento de la bahía, Quintero prosperó en agricultura y ganadería. A pesar de sus características privilegiadas, cerrada y protegida de los vientos, rodeada de bosques y cercana al río Aconcagua, la bahía fue utilizada tardíamente como puerto por los sacerdotes jesuitas que comenzaron a sacar por mar la producción de sus haciendas aledañas.

 

Piratas como Cavendish y Drake anclaron en sus costas. Fue lugar de descanso de Lord Thomas Cochrane, héroe escocés de la Independencia de Chile, Perú, Brasil

y Grecia, que quería convertirlo en “en el gran puerto de Chile”. En su libro “Diario de mi residencia en Chile en 1822”, María Graham, viajera y escritora inglesa, describe

la panorámica que se podía apreciar desde la casa de Lord Cochrane: “Mirando desde la casa, precisamente donde la vista se fija en la graciosa curva de la bahía, distínguese una hermosa laguna de agua dulce, que parece reposar entre sus márgenes tupidas de verdor. Pequeños cerros se levantan en todas direcciones, cubiertos en algunas partes por espesos matorrales, y en otras, por sombreados

bosques de árboles rústicos; mañana y tarde pueden verse los rebaños haciendo su acostumbrada emigración de los bosques a la abierta llanura y de la llanura a los bosques del lugar“.

 

El 24 de noviembre de 1865, poco después del bombardeo de Valparaíso por las flotas españolas, el Presidente José Joaquín Pérez emitió el decreto que nombró a Quintero

Puerto Menor, quedando esta fecha como aniversario de la ciudad. El año 1871 y a

instancias de Benjamín Vicuña Mackenna, Luis Cousiño Squella compró extensos

terrenos de la península y los alrededores (El Bato, Ritoque, Las Palmas), en lo que fue la hacienda Normandie. La familia Cousiño incrementó el progreso de la comuna, anhelando convertir a Quintero en el principal balneario de la provincia de Valparaíso, una “ciudad de baños”, como las que había en Europa. Para tal fin, los Cousiño formaron la Sociedad Ferrocarril Puerto Balneario, a través de la cual trazaron la

población e iniciaron, después de varios años de gestión, la construcción del muelle y ferrocarril que sirve de ramal a San Pedro, con la intención de dotar de vida comercial propia al balneario. El año 1912 fueron aprobados los planos presentados por don Alberto Cousiño, los que contemplaban dos plazas, aduana, dos escuelas públicas,

un edificio de hospital, uno de Gobernación, correos y telégrafo, Cuartel de Policía y un

edificio para la Escuela Naval.

El año 1920 se inician las obras de construcción del muelle-terminal de ferrocarril (unos 400 metros hacia el norte de la playa Los Pescadores, actual caleta El Embarcadero, en la península, apuntando hacia el centro de la bahía) y del malecón, quedando finalizado el puerto en 1924. Los pescadores y sus familias, que

vivían alrededor de esta playa, fueron erradicados e instalados en lotes de terreno cedidos a bajo costo en el sector de Loncura. Por esas mismas fechas, después de 50 años de su inicial planificación, llegó la primera locomotora a Quintero, comenzando

a funcionar el servicio de pasajeros y carga. Se construyeron también en esa época

los principales edificios (estación de ferrocarril, hoteles, casas de veraneo), que hoy

constituyen el patrimonio arquitectónico de Quintero. Edificios de corto esplendor,

que hoy esperan ser revalorizados.

 

La Sociedad Ferrocarril Puerto Balneario quebró el año 1934 a causa, entre otras cosas, de la constante oposición de los desarrolladores del puerto de Valparaíso, que

no querían otros puertos con los cuales competir, y de la expropiación realizada durante el gobierno del Ibáñez del Campo, el año 1930, para la creación de la Base Aérea de Quintero, de la Fuerza Aérea de Chile. El año 1931 el ferrocarril de carga dejó de funcionar. Todo el sector donde se tenía proyectado construir las futuras dársenas y bodegas de almacenaje del puerto, pasó a la Armada, además del uso en exclusividad de gran parte de las aguas de fondeadero de la bahía. Después de declarada la quiebra de la Sociedad, las propiedades y obras realizadas pasaron al Fisco o fueron rematadas. El ferrocarril fue adquirido el año 1939 por Ferrocarriles del Estado, y siguió funcionando para pasajeros durante las décadas de los cincuenta y los sesenta, principalmente en verano, cuando el tren se convertía en el gran protagonista de Quintero.

 

A partir de la década de los sesenta la bahía ha sido utilizada de forma progresiva por empresas y distintas industrias del área de la minería y la energía, y por instalaciones

a gran escala de terminales de carga y descarga de diversos gases y combustibles, lo que, sumado al desarrollo del puerto aéreo-militar, ha ido incrementando la relevancia

geopolítica de Quintero para el país.

 

Quintero es un puerto importante de recepción de hidrocarburos. Hoy son cerca de 20 las industrias que ocupan la bahía, entre ellas, GNL Quintero, con su Terminal regasificador y sus instalaciones. Actualmente los habitantes de la comuna de Quintero se desempeñan en los sectores de construcción, servicios e industria manufacturera, recibiendo durantes los meses de verano la llegada masiva de visitantes, lo que genera una importante actividad turística. Así conviven en la bahía la ciudad (con algunos de sus vestigios históricos), las playas, las caletas de pescadores (que conservan parte de sus tradiciones, como la Fiesta de San Pedro), y el nuevo paisaje industrial.

DESCARGAS

Otros documentos sobre la historia de Quintero